20-3-2011 PASEO MATINAL, CAMPOS DE LA PEÑA, ESPINADAL


 Domingo, son las once de la mañana, hace un día estupendo asi que sin perder más tiempo me voy a dar un paseo por los campos de la peña. Parece que hoy voy a tener compañia.

 Donde está esa flecha que se ve en la foto cuando yo era un chabal criaron los lobos, se capturaron 5 lobeznos.

 Son cada vez más escasas la personas vivas que recuerdan el oficio de carbonero en nuestra comarca.Sin embargo, a juzgar por la abundancia de vestigios, la fabricación de carbón vegetal debió de revestir en el pasado, una cierta importancia como complemento de las exiguas economías campesinas.

 Las antiguas hoyas, hoy cubiertas de césped y camufladas en el paisaje como pequeños cráteres verdes, se encuentran diseminadas por toda esta zona. Para la fabricación del carbón se utilizaban troncos de encina y también roble. El destino de los carbones era la venta o intercambio en los mercados de las poblaciones cercanas.

LA LEYENDA DE LAS DONCELLAS DEL HOYAL

 Cuenta la tradición que en el término de El Hoyal, hace muchos años existía una sima que en cierta época del año emitía una música que encantaba a las mozas que iban a ese lugar a recoger flores, atrayéndolas hasta el negro abismo, el cual estaba habitado por gnomos que tocaban instrumentos de cuarzo y sobre los que dominaba una encantadora, que condenaba a vagar por las profundidades subterráneas a las jóvenes capturadas. Únicamente se rompía su encantamiento y salían al exterior la noche de San Juan, y mientras duraban las doce campanadas se las veía coger flores, como antaño, a la luz de la luna y a algunas de las más bellas les estaba permitido encarnarse durante unas horas en la maravillosa flor del helecho. Pasado el tiempo la encantadora murió y la gruta se hundió, sepultando a todos los seres que allí habitaban. En su lugar queda hoy esa hondonada denominada "El Hoyal".

 CANTO ENTORNAO
 Esta zona está formada por rocas sedimentarias paleozoicas pertenecientes a la zona Cantábrica, el material predominante son las Calizas de Montaña del Carbonifero Pre-Wesfaliense D.Superior.

 Hay otro tipo de rocas: areniscas, lutitas,gonfolitas y contiene distintas capas de carbón,(antracita), pertenecientes a la cuenca Prado-Guardo-Cervera.

 Camino calleja bajera, por donde antiguamente pasaban los extraperlistas. Venian de los pueblos de la montaña, despues de la guerra , durante la noche y traían frutas y otros alimentos y los cambiaban por legumbres de los pueblos de la vega.

 VALLE DE VALDETORCA

 EL paisaje nos ofrece una variada sucesión de robledales, praderías, encinares de montaña, roquedos ... Los campos de la peña es una sucesión kárstica ocupada por praderas, entre afloramientos rocosos y bosques de roble y encinas. Está situado al abrigo de la Sierra de la Peña en su ladera Sur.

 Aqui estoy visitando mi tierruca.

 Este el el redil dónde el pastor deja las ovejas, temiendo siempre la presencia del lobo.

 El acebo,las flores masculinas se presentan en amentos y las femeninas en racimos. De chabales machacábamos las hojas y hacíamos una especie de pegamento que untado a los juncos nos servían para cazar jilgueros.

 Me dirigo a los chozos del espinadal.Los chozos de los pastores, semiderruidos  son hoy mudos testigos de un modo de vida que desapareció a mediados del siglo XX. Entre los meses de junio y octubre, el rebaño de vacas del pueblo ("la hacienda" ) subía cada día a los pastos al caer la tarde, y regresaba de nuevo al pueblo la mañana del día siguiente.

 Se obraba así por la necesidad de disponer de las reses durante el día para las labores del campo: arar,tirar del carro, la trilla, etc. Durante esa temporada pernoctaban en los chozos,por parejas, en turnos que se establecían según el número de cabezas que cada ganadero aportase al rebaño.

 A partir del mes de octubre, las vacas regresaban definitivamente al pueblo, permitiéndose entonces la entrada de los rebaños de ovejas a los pastos de los Campos. Los pastos altos y soleados de la Sierra se destinaban a los rebaños de cabras,antaño numerosas y hoy ausentes.

 El robledal del Espinadal, son robles milenarios que alcanzan unas dimensiones considerables, siempre que no venga algún desalmado y los corte para leña.

 Bueno, después de más de dos horas andando y contemplando el paisaje llega la hora de regresar a casa. Se acerca la hora de comer y tengo hambre.

 Aqui os dejo un mapa con el recorrido de la ruta. Y luego viene un pequeño reportaje en video, espero que os guste y que visiteis la zona.

RECUERDOS DE VALLADOLID


 Tras sufrir una dura operacion de corazón, los paseos por el parque de la Rondilla me ayudaron a recuperarme poco a poco y a disfrutar de la vida otra vez.